Fit & Chic

FORMAS PARA AUMENTAR LA PRODUCCIÓN DE COLÁGENO 6 MÉTODOS PARA QUE INYECTE UN POCO DE JUVENTUD A SU ORGANISMO

Enfoque
Escrito por Enfoque

Al hablar de la salud integral del cuerpo humano, existen diversos componentes importantes, los cuales siempre se buscan multiplicar y fortificar, a través de la alimentación o ejercicio; por ejemplo, el colágeno: proteína animal que al unirse entre sí, forma fibras encargadas de otorgar resistencia, elasticidad y firmeza en los diferentes tejidos donde se encuentra —músculos, piel, articulaciones, huesos, cartílagos, entre otros—. Dicha sustancia es producida naturalmente; sin embargo, a partir de los 25 años, su fabricación va disminuyendo, haciendo fundamental brindar un apoyo adicional, incluyendo en la dieta productos como frutas, verduras y suplementos que la contengan o contribuyan a su formación; todo ello, debido a la relación presentada con los signos del envejecimiento: dolencias, flacidez, arrugas, pérdida de visión y demás. A causa de lo anterior, La Revista Enfoque le comparte seis métodos dirigidos a preservar los niveles adecuados de la molécula en el organismo.

FRUTAS. La naranja, piña, el pomelo, kiwi, mango y limón, actúan como antioxidantes naturales, gracias a su contenido de ácido ascórbico —vitamina C—, que al entrar en contacto con los aminoácidos, añade aquellos nutrientes necesarios en la producción de colágeno; igualmente, los frutos rojos poseen dicha sustancia y grandes cantidades de licopeno, ayudando a mantener un excelente aspecto en la dermis. No obstante, con el fin de garantizar resultados óptimos, es necesario el consumo de alrededor de 90 miligramos del elemento en cuestión, es decir, aproximadamente dos piezas de frutas. Actualmente, también encontrará sérums y otros productos faciales, fabricados para brindar beneficios directamente sobre el rostro.

VEGETALES. La hidratación es un proceso fundamental en el correcto desarrollo del organismo, pues a través de esta se incentiva la entrada y salida de nutrientes, optimizando la formación de fibras colágenas. Al ser ricos en agua, vegetales como el pepino, la lechuga y calabaza, brindan la combinación necesaria para que las estructuras presentes en el colágeno se activen, evitando así, su deterioro. Igualmente, existen diferentes sustancias, comúnmente localizadas en otros alimentos, con las cuales podrá fomentar la producción de dicha proteína, entre ellas, el azufre hallado en la cebolla, apio, brócoli o repollo; y el licopeno, encontrado en verduras rojas, por ejemplo, el tomate y pimiento.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES. Realizar ejercicio, mantenerse hidratado, empezar una dieta balanceada baja en azúcar y harinas, son actividades necesarias para evitar el deterioro de la calidad de colágeno presente en el cuerpo; principalmente, el exceso de glucosa causa glicación, es decir, endurecimiento de proteínas, ocasionando signos de envejecimiento. Entre otros hábitos destacados, también se encuentra conciliar el sueño reparador, pues al obtenerlo, permite que la melatonina sintetice óptimamente esta proteína. Igualmente, el tabaquismo, exponerse al sol sin protección y la contaminación ambiental, representan acciones perjudiciales cuando el objetivo es mantener en buenas condiciones la salud del organismo; puesto que dichas malas costumbres, causan destrucción en las fibras colágenas.

MASAJES FACIALES. Definitivamente, logran crear un cambio en esta zona del cuerpo, pues al estimular los músculos, refuerzan la memoria de estos y promueven la producción de colágeno; una excelente alternativa sería el rodillo de cuarzo, el cual es posible combinar junto a distintos productos y, así, mejorar los resultados. En otro orden de ideas, también podrá llevar a cabo la técnica ‘Kobido’ —masaje japonés, conocido por aumentar la elaboración de la proteína y elastina—, para ejecutarlos, solo requerirá siete minutos, realizando presión en pequeñas zonas, mientras se desplaza hacia arriba desde la base del cuello, hasta abarcar todo el rostro, empleando la yema de los dedos y las palmas.

GINSENG. Es una hierba que encontrará, principalmente, en zonas geográficas con clima de bajas temperaturas; especialmente, la raíz de esta planta tiene años de ser utilizada en la medicina china, pues le han otorgado virtudes para combatir problemas de glucosa, cardíacos y reproductivos. Entre otras facultades, destaca el aumento en la producción de colágeno; lo anterior, gracias al azufre y vitamina C presentes en la composición; otorgándole importantes propiedades antiedad, mejorando, a su vez, los daños causados debido a la radiación solar, protegiendo las células, aportando brillo a la dermis, hidratación y beneficios antiinflamatorios. Actualmente, puede optar por tomarlo en té, suplementos o usar mascarillas faciales.

SUPLEMENTOS. Tomando en consideración la importancia de dicha proteína en el buen estado de la salud, se han creado diversos suplementos a través de los cuales se logra incentivar la producción de esta, convirtiéndose en sustancias beneficiosas para la piel, cabello, uñas, huesos, músculos y articulaciones; algunas opciones pueden ser el Grass-Fed Collagen Peptides de Primal Kitchen y el Collagen Peptides de Sports Research. Igualmente, existe el colágeno hidrolizado, que consiste en la descomposición de la molécula en partes más pequeñas, facilitando su absorción. Tenga en cuenta que antes de empezar a consumir alguno de estos productos, debe acudir a un profesional, con el fin de seleccionar el correcto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.