Cronica

LAS MUJERES DEL CARIBE: MAYTE MONTERO, LA REINA DE LA GAITA

Enfoque
Escrito por Enfoque

LAS MUJERES DE MI TIERRA

Hablar de las mujeres es incluirse en un universo de valentía, amor y entrega; ellas son seres de luz que están en el mundo para tejer esperanzas, la más linda metáfora de vientres fructíferos, resilientes, creativos y generosos. Hoy hablaré de una digna representante del género femenino: Mayte Montero, la reina de la gaita, una mujer que vive por y para la música, tiene claro que ese es su gran propósito existencial y no descuida un minuto de su vida para vibrar al son de ritmos caribeños que nos llevan al pasado, hacen sentir el presente e imaginar el futuro, así de sublime.

SU ORIGEN, SU CASTA

Nace en el corazón de la fantástica Cartagena, alrededor de palmas de cocos, sonidos afros, amor de familia y amigos de barrio; esa es ella, una mujer auténticamente caribe que brilla con luz propia, habla con seguridad y no detiene su paso. Conocerla significa viajar entre cosmovisiones coloridas y sabrosura espontánea, tiene para cada momento una frase coloquial, anécdota o un comentario jocoso, que solo fluyen de seres como ella. Su largo recorrido por la música le ha dado un infinito repertorio de historias para contar, ha caminado con firmeza entre arquetipos patriarcales y no se arruga ante nada, tampoco se victimiza, porque vive como una mujer poderosa que cree en las fuerzas femeninas y no en los miedos infundidos.

En este sentido, ser la reina de la gaita no es un título que se haya ganado por casualidad, ella tiene los méritos para ello; respeta cada escenario donde se presenta, al público que la sigue y no detiene su paso en aprender o desaprender día a día cosas que la hacen una artista dinámica, que no teme reinventarse, ni a los nuevos comienzos. Es inspirador verla hablarle a sus niñas adoradas —las gaitas—, pues las pechicha, cuida, deleita, hace que quienes estamos a su alrededor viajemos por el caribe musical y confirmemos que la música es el lenguaje universal del amor, la paz y rehumanización.

SU HISTORIA, SUS LOGROS

Por todo lo que es, ha hecho y sigue haciendo, Mayte es sinónimo de gaita, sonido moderno y ancestral. Su presencia en el mercado musical de proyección mundial supera las dos décadas: ha sido solista brillando con esa luz innata que tiene y ha estado acompañando una variedad de artistas como la maestra Petrona Martínez, Thalia, Carlos Vives y Joe Arroyo, de acuerdo con el portal web Vanguardia.com, 2018.

Ella es versatilidad y creatividad, además de gaitera es “vocalista, percusionista, compositora y manager, Mayte Montero es una de las emblemáticas intérpretes en la industria musical colombiana. Su trabajo ha sido aclamado por múltiples medios a nivel global incluyendo New York Times, BBC, Billboard, El País —España—, El Tiempo, El Espectador y El Universal en Colombia… Fue reconocida como Mujer Bolívar 2015 por el gobierno departamental y ha recibido múltiples nominaciones y premios Grammy Latino por su discografía junto a Carlos Vives y Petrona Martínez” (Mayte Montero s.f.). 

UNA MUJER SIN LÍMITES

Ella no tiene límites, es una productora de ideas y posee un toque de ‘atrevida’ que la hace tejedora de oxígeno para su carrera musical. Con una destacada trayectoria, sigue firme en su pasión artística y entre sus huellas imborrables está haber convertido la gaita en un instrumento de la identidad colombiana. Mayte y su gaita nunca han tenido rutas limitadas, pues siempre logran trascender fronteras y estar en escenarios poderosos, donde dejan el nombre de las mujeres, del Caribe y de Colombia en alto.

Ella desde su infancia visionaba ser una persona que dejaría huellas en la historia de nuestro país y así lo ha logrado, porque como afirma: “Merecemos lo que soñamos y papá Dios siempre está atento a ayudarnos a cumplir nuestros sueños”, por eso en su biografía de mujer sin límites están escritas en letras doradas experiencias como recorrer el mundo con Totó la Momposina y Carlos Vives; asimismo, es de las artistas que grabó con leyendas de la industria: La Provincia, Diomedes Díaz y Shakira.

MAYTE: UNA TEJEDORA DE HERMANDADES

Ella tiene un carisma genuino para tejer hermandades, pone su talento al servicio de sus amigos, de su realidad cercana; apoya causas sociales con la confianza de un mundo menos desigual, donde los humanos volvamos a ser más piel, amor y esencia. Aunque esté entre entrevistas, proyectos y grabaciones, siempre define espacios para compartir con su familia y amigos; es una apostadora del sentir y de vivir cada momento como único.

La conocí por la causa social que lidero y confieso que era un sueño de infancia, siempre recuerdo cuando fui a un concierto de Carlos Vives a Riohacha, y desde ese tiempo admiraba que fuera la única fémina en la agrupación musical; verla tomar esa gaita con seguridad y pasión me inspiraba a seguir formándome como una mujer convencida de los talentos femeninos y de nuestra misión en el mundo, a partir de ahí, soñaba con conocerla para escuchar las miles de anécdotas que sospechaba tenía por contar y de las cuales aprendería mucho; y como los sueños se cumplen, así sucedió, nos conocimos y hemos tejido una hermandad con la lealtad propia de nuestro caribe, la cual nos hace cercanas; recordando que la música, gastronomía y las costumbres forman un solo universo.

Mayte conoció las iniciativas que lideramos desde la Asociación Evas & Adanes y rápidamente de espectadora pasó a ser nuestra aliada, entregada a un público que se fue con la esperanza encendida, el alma tocada, y creemos que cuando eso pasa logramos rehumanizarnos. Mayte tocó su gaita en mi amada guajira, a orillas del mar Caribe, donde alrededor de 800 personas se deleitaron con su talento y aplaudieron al unísono con las anécdotas que demuestran que no se le arruga a nada. Ella es una hermana de causa, que pone su talento al servicio de la humanidad, porque con la música se transforman vidas.

Agradezco a la vida que me permitió conocerla, aprendiendo de ella que cada momento es propicio para aportar lo mejor de nosotros al mundo. Gracias a la fuerza de los sueños que admiten convertirse en realidad, hoy no es solo la artista que admiro y me hace sentir orgullosa de ser mujer y caribe, sino una aliada que está ahí firme para seguir tejiendo nuevas apuestas sociales, porque es la reina de la gaita, pero no la que tiene un trono estático y deshumanizado; por el contrario, uno cercano y sensible que no se detiene y promete continuar invadiendo de buena música nuestra tierra. ¡Viva Mayte, la reina vitalicia de la gaita!

Crédito de fotografías: Sharon Alviz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.