sábado, mayo 18, 2024
spot_img

Novedades

ARMONIZACIÓN OROFACIAL: PROCEDIMIENTOS ESTÉTICOS QUE TE TRANSFORMARÁN SIN RECURRIR AL BISTURÍ

POR: LILIA MANUELA LESPORTH Y GABRIELA TORRES

De acuerdo al filósofo Aristóteles, “es bello lo que es valioso por sí mismo y a la vez nos agrada, lo que es apreciado por sí mismo (no por su utilidad) y nos proporciona placer o admiración”; según esto, la belleza es algo tangible por quien la admira y desea, no porque sea necesario, sino porque es valiosa. Continuando con las doctrinas de Aristóteles, este decía: “Lo que está debajo de la bóveda craneana se le dice rostro solo en el caso de los seres humanos. No se habla del rostro de un pez ni de una vaca”; lo anterior, remonta la importancia del rostro para el ser humano al año 384 antes de Cristo. El término estética fue acuñado por el metafísico Alexander Gottlieb Baumgarten en 1750, quien escribió un compendio, tratando de englobar los términos como una ciencia; esto, nos confirma que nuestra preocupación por la belleza ha existido, cambiado y evolucionado, desde tiempos tan antiguos como el hombre mismo.

Y ¿qué es lo que despierta en nosotros la necesidad de ser atractivos al opuesto o a nosotros mismos, ver al espejo y ser agradados? La mayoría nos encontramos en una persecución por la perfección que, según ciencias como la arquitectura, el arte, la anatomía y filosofía, la obtenemos de la simetría y esta no es posible sin la armonía que se define, según la Real Academia Española —RAE—, como la proporción y correspondencia adecuada entre las diferentes cosas de un conjunto. Para extrapolar todo esto a nuestra propia belleza y conseguir mejorar aspectos de la facies, heredados o que han sufrido deflación por el paso del tiempo, la luz solar, malos hábitos de alimentación o tabaquismo, tenemos una nueva especialidad nacida en Brasil —2019— donde se permitió, por primera vez, a estomatólogos realizar procedimientos que no solamente involucran la dentadura, sino que se extienden a equilibrar las estructuras musculoesqueléticas del rostro y que actualmente conocemos como la armonización orofacial: procedimientos mínimamente invasivos, con la finalidad de proporcionar mayor estética y funcionalidad a la boca y cara como un todo, dando resultados satisfactorios con mayor naturalidad y de la cual los médicos nos hemos enamorado; incluso, algunos cirujanos plásticos realizan estás técnicas, ya que al no requerir anestesia o quirófano, son más adecuadas para los pacientes que buscan cambiar ciertos aspectos, sin pasar por el bisturí.

Dentro de las técnicas que más destacan en esta rama, se encuentra la neuromodulación con toxina botulínica, tipo A, qué además de proporcionar resultados estéticos y disminuir las arrugas, también tiene importantes funciones en el tratamiento de trastornos neuromusculares como el bruxismo, la cefalea migrañosa, hiperhidrosis, entre otros; asimismo, tenemos el plasma rico en plaquetas, que se adquiere de la sangre del paciente y es procesada para obtener factores de crecimiento, que ayudan a revitalizar la piel y regenerar tejidos como heridas y cicatrices. Por su parte, está la fototerapia, que consiste en exponer la piel, el cabello o las uñas, a diferentes amplitudes de ondas electromagnéticas que, a través de los colores y la luz LED emitida, consigue activar los fotorreceptores, produciendo una serie de respuestas biológicas para modificar algunas de sus estructuras celulares, que conlleva a la autoreparación, aumentar la producción de colágeno, mejorar las manchas, cicatrices; igualmente, posee efecto antiinflamatorio e, incluso, antimicrobiano.

Las suturas bioactivas actúan como estimuladores de colágeno y dan mayor firmeza a la piel, mientras que los hilos tensores pueden reposicionar los planos faciales para levantar estructuras que estén fuera de lugar y devolver la simetría, estos, incluso, han sustituido el lifting facial quirúrgico tradicional. También, está una técnica maravillosa, llamada adipoestructuración facial, creada por la investigadora venezolana Gladys Velazco, donde se trabajan los panículos adiposos faciales, modificando la grasa y el contorno del rostro.

Y no podemos hablar de armonización orofacial, sin nombrar el ácido hialurónico, la técnica de voluminización más famosa en los últimos tiempos, mediante el cual podemos aumentar el grosor de los labios o la forma de la nariz, sin necesidad de cirugía. La redensificación de tejidos en diferentes planos —óseo y dérmico— que ayuda a la regeneración y reestructuración de los tejidos que han sufrido por el paso del tiempo o alguna enfermedad. También, contamos con medicamentos y principios activos que nos permiten modificar las estructuras celulares, disminuir los acúmulos adiposos, mejorar el aspecto de la piel, dar mayor luminosidad, reducir las manchas, incrementar volumen, tono muscular u otorgar mayor firmeza a los tejidos, tal y como son el ácido hialurónico, la vitamina C, el piruvato sódico, dimetilaminoetanol y las enzimas recombinantes, que son una herramienta formidable para disminuir la papada o, incluso, la bolsa adiposa de Bichat, la cual se puede tratar a través de este medio o, en casos más extremos, quirúrgicamente, solo con indicaciones estrictas.

Entonces, podemos hablar no solo de devolver armonía al rostro, sino de revitalizar los tejidos, de ganarle a la gravedad y detener el tiempo, un campo bastante amplio que espera ser explotado para ayudarnos a sentirnos mejor con nosotros mismos, tener más autoestima, proyectar la seguridad y confianza que necesitamos en un mundo competitivo, donde lucir bien es aclamado. Así que, si tienes algún problema funcional, que se refleja en la simetría y armonía de tu rostro, no dudes en acudir a profesionales altamente calificados para realizar procedimientos mínimamente invasivos, que producen pequeños cambios para lograr grandes resultados o, por el contrario, si quieres transformar el tamaño de tus labios, hacer que tus pómulos luzcan más perfilados o mejorar la forma de tu nariz, recuerda que no solo es cosa de famosos, es algo que está a tu alcance, sin correr muchos riesgos. 

Latest Posts

Para leer

×