sábado, mayo 18, 2024
spot_img

Novedades

STARTUPS: UNA NUEVA ALTERNATIVA PARA EMPRENDER A TRAVÉS DEL USO DE TECNOLOGÍAS DISRUPTIVAS

POR: JAVIER MAZENETH

Si algo he evidenciado con claridad en estos tiempos, enormemente complejos y convulsionados, ha sido la gran capacidad de resiliencia que poseemos por instinto los seres humanos; adaptarnos a los cambios y reinventarnos en diversos aspectos de nuestra vida, bajo el concepto de ‘nueva normalidad’, ha implicado transformar paradigmas largamente arraigados e, inclusive, aprender a pensar ‘fuera de la caja’. Dicha nueva mentalidad y la reinvención de muchas cosas cotidianas a las que, sin temor a equivocarme, fuimos convocados, debido a la difícil situación, ha permitido un estallido sin igual de creatividad en las personas, quienes a través de las tecnologías actuales han podido materializar innovadoras ideas de negocio que han cambiado el curso o la forma habitual de satisfacer ciertas necesidades existentes en un sinnúmero de nichos de mercado.

Hoy, generar valor mediante las tecnologías emergentes ha transformado la manera de hacer empresas y satisfacer las necesidades particulares; así, nace el término startup, que no es más que un nuevo modelo de creación de negocios con un fuerte componente de innovación y creatividad, donde al utilizar la tecnología se provoca en el mercado un cambio drástico en la forma de ofrecer productos o servicios, estableciendo un valor agregado que no se encontraba, a través del modelo tradicional. Teniendo en cuenta lo anterior, se hace necesario citar un concepto en el cual las startups han cimentado su funcionamiento, llamado la ‘Innovación disruptiva’, ideado por Clayton Christensen, catedrático de la escuela de negocios de Harvard y autor del aclamado libro ‘The innovator’s dilemma’, en español ‘El dilema de los innovadores’.

¿Pero qué es realmente una startup con innovación disruptiva?, un claro ejemplo lo podemos ver hoy en compañías como Uber, Airbnb o Netflix. Una startup con innovación disruptiva tiene el potencial de cambiar las reglas tradicionales del mercado, ofreciendo un producto o servicio novedoso para un nicho particular, con una capacidad impresionante en términos de ‘customización o personalización’, es decir, la forma o estrategia de dar a cada cliente lo que desea, a partir de sus gustos o preferencias, utilizando las tecnologías disruptivas. Este tipo de negocios, a diferencia del modelo tradicional, en algunos casos, son polémicos, pues parten en dos las operaciones regulares; en algunos casos, al inicio no cuentan ni siquiera con una legislación, debido a las novedades de funcionamiento; además de que cuando alcanzan el éxito se caracterizan por tener un crecimiento exponencial en su beneficio económico, muy superior y en menor tiempo, frente otras empresas tradicionales, ya sean MIPYME o PYME.

Es importante insistir en que hoy no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta; por ello, este nuevo modelo basado en creatividad, innovación y disrupción tecnológica, viene cambiando la forma de hacer y ofrecer muchos productos y servicios. Hoy en día, generar soluciones exitosas, a través de ideas innovadoras, se ha convertido en una de las principales fortalezas de grandes corporaciones de base tecnológica, donde su principal necesidad se centra en encontrar profesionales que generen nuevas formas de cocrear productos y servicios que transformen las organizaciones en las que se encuentran y que promuevan modelos de negocio que respondan a los retos de competitividad y crecimiento. Un claro ejemplo es Google Inc., la cual promueve altamente el trabajo de innovación y creatividad entre sus empleados, permitiéndoles que su labor sea vista como una diversión y no una obligación o necesidad.

Particularmente, me gustó una frase citada por Clayton Christensen en la que decía que “ahora se acepta que debemos pensar diferente o, como se dice, fuera de la caja, el disruptor no es el competidor tradicional, sino el que se encuentra fuera del radar”. Por esta razón, es claro que, actualmente, una de las recomendaciones que se hace a todas o la gran mayoría de organizaciones, radica en incorporar a su staff miembros procedentes de otras industrias con un pensamiento no convencional; esto podría llevar a descifrar que “la clave del éxito podría estar en el cambio de mindset o mentalidad dentro de la organización”. Aunque al escuchar hablar de startups, seguramente, nos viene a la mente esas grandes empresas que hoy son exitosas y generan muchos lucros, siendo inclusive, en algunos casos, temas de gran polémica como Uber o Airbnb; en medio de tanta discusión, también emergen ideas que son creadas, única y exclusivamente, para transformar la vida de las personas y comunidades más vulnerables.

Es menester citar que, por lo general, este tipo de startups promueven el cubrimiento de necesidades básicas insatisfechas en comunidades apartadas y olvidadas por la acción del estado; en algunas el éxito es tan rotundo que logran cautivar la atención de filántropos como Warren Buffett o Bill Gates, asegurando la consecución de valiosos recursos, que permitan garantizar su sostenibilidad y radio de acción para lo cual fueron socialmente creadas. De este tipo de iniciativas empresariales o startups sociales, surge una sana reflexión en el sentido de que también se puede alcanzar rentabilidad con proyectos que cambien y mejoren efectivamente la vida de las personas. El desafío ha sido lanzado, ¿vas a afrontarlo? (Emprendimiento benéfico: 5 startups de carácter social, s.f.)

Latest Posts

Para leer

×