WHOLE P

EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

Las dietas alimenticias son una parte fundamental que debe transformarse cuando se desea mejorar el estado de la salud, pues en ocasiones algunos ingredientes causan efectos negativos, como explica la health coach María Camila Morales: existen comestibles que “pueden ser responsables de sentirnos sin energía, tengamos dolores crónicos o articulares, de no perder peso, tener problemas en la piel, dificultades digestivas, alergias y otras condiciones crónicas de salud”. Por ello, el programa Whole30 plantea un cambio en la alimentación diaria, eliminando una serie de elementos que, según sus creadores —Melissa Hartwig y Dallas Hartwig—, podrían estar provocando un impacto perjudicial en el bienestar general; en ese sentido, su objetivo es recuperar el cuerpo de dichas secuelas. El nombre se traduce a Total30, haciendo referencia al seguimiento de unas reglas durante 30 días, sin hacer excepciones, con el fin de obtener los resultados deseados.

Para llevar a cabo este programa, empiece por identificar aquellos alimentos naturales y no procesados cuyo consumo moderado es permitido en el transcurso del periodo: carne, huevo, mariscos, vegetales, frutas, grasas naturales, hierbas, especias y condimentos. A pesar de las restricciones, existen artículos considerados excepciones como la mantequilla clarificada —puede hacerla al hervir este producto y colarlo para retirar los excesos que surgen—, vinagre, sal, aminoácidos de coco y algunas leguminosas —judías verdes, guisantes de azúcar y nieve—. Por último, evitar pesarse o medirse mientras realiza la transformación alimenticia, ya que el objetivo principal es mejorar su relación con la comida, hábitos y reconocer las consecuencias psicológicas respecto a lo que elige ingerir.   

Entre los beneficios que aporta este régimen se encuentran: mejoramiento de los problemas digestivos, disminución del acné, aumento de energía, optimización del sueño, obtención de mayores resultados en el ejercicio y el descubrimiento de ingredientes que posiblemente generan efectos negativos en el organismo. Al respecto, María Camila Morales expone: “Es muy útil para hacer un reinicio en nuestra alimentación, porque te enseña a consumir comida real y desintoxica al cuerpo de lo que puede estar causando inflamación, lo cual es desencadenante de muchas enfermedades”. A pesar de ello, algunos expertos no recomiendan la implementación del programa, puntualmente el doctor David Katz menciona que en este se incrementa el consumo de carnes; igualmente, observan negativamente las elevadas cantidades de sodio, aumento del colesterol, disminución del calcio y la eliminación de granos, que podrían ocasionar la pérdida de importantes nutrientes.

LO QUE NO DEBE COMER EN LA WHOLE30

A continuación, Enfoque Caribe le detallará los alimentos y formas de preparación que deberá eliminar de su rutina diaria, además de las razones que responden a su anulación.  

Azúcares: sin importar si son naturales o artificiales, cualquier tipo de endulzante o preparación que los contenga se encuentra prohibido dentro del régimen establecido; por ello, debe cerciorarse de los ingredientes, para evitar consumir elementos que los posean. La health coach explica que estos productos tienden a activar neurotransmisores responsables del placer o satisfacción, provocando dependencia.  

Bebidas alcohólicas: el alcohol posee más efectos negativos que positivos, razón por la cual queda descartado durante este proceso y tampoco debe ser utilizado para realizar recetas, pues “altera el número de calorías en la dieta; además, tiene un efecto tóxico directo sobre la pared intestinal y perturba la capacidad para absorber las vitaminas”, determina la especialista Morales.

Granos: arroz, trigo, centeno, cebada, avena, maíz, mijo, bulgur, sorgo, granos germinados, quínoa, amaranto, alforfón y todos los derivados de estos productos como germen, salvado, almidón y demás. El gluten presente en ellos “puede provocar una reacción inflamatoria que genera permeabilidad intestinal, causando reacciones tóxicas”, explica Morales; ocasionando enfermedades como el síndrome de colon irritable, alergias, artritis, entre otras.

Legumbres: desistir de los frijoles, garbanzos, guisantes, lentejas y cacahuates; igualmente, la salsa de soja y sus variaciones como el miso, tofu, tempeh y edamame. “Cuando las consumimos generan el aumento de glucosa en la sangre”, manifiesta la coach; por ello, si mantiene una dieta alta en estos productos, corre el riesgo de padecer diabetes en un futuro.  

Lácteos: ningún tipo derivado de la leche de vaca, cabra u oveja; es decir, queso, yogur, helado, crema agria, kéfir, entre otros. La experta María Camila manifiesta que “alrededor del 70% de la población adulta del mundo, no produce suficiente lactasa y, por lo tanto, tienen algún grado de intolerancia a la lactosa”; por esta razón, pueden presentar malestar estomacal.

Carragenina, glutamato monosódico y sulfitos: el glutamato monosódico —MSG, por sus siglas en inglés— es un compuesto al cual se le atribuyen malestares como migraña, espasmos, náuseas o alergias; por su parte, la carragenina, es extraída de las algas rojas y otorga el espesor característico de los productos lácteos; por último, los sulfitos consisten en aditivos conservantes de alimentos procesados.

Alimentos horneados, golosinas y comida chatarra: los brownies, galletas, waffles, panes, entre otros, deben ser eliminados completamente durante los 30 días, sin importar que sean elaborados a base de ingredientes integrales; lo mismo ocurre con los dulces en diferentes formas y, por supuesto, las papas fritas. Lo anterior, considerando que estos productos están compuestos por algunos de los insumos previamente mencionados.

WRAP DE LECHUGA CON PAVO Y MANGO

WHOLW 1

INGREDIENTES

5 hojas de lechuga crespa
2 rebanadas de pechuga de pavo cocida
2 rodajas de tomate
2 rodajas de cebolla
1 hoja de papel pergamino
½ mango cortado en julianas

Para el aderezo

1 cucharada de perejil finamente picado
2 cucharadas de vinagre blanco
¼ de taza de jugo de naranja
¼ cucharadita de sal
Pimienta al gusto

PROCEDIMIENTO. Para preparar el aderezo, en un recipiente mezclar el perejil picado, una cucharada de vinagre blanco, jugo de naranja, sal y pimienta al gusto; reservar. Luego de apartar las hojas de lechuga, lavarlas con agua y el resto del vinagre; dejar que sequen para colocarlas sobre el papel pergamino. Seguidamente, agregar encima las rebanadas de pechuga de pavo, rodajas de tomate, cebolla y mango. Finalmente, esparza la salsa realizada al inicio, envuelva todo con la lechuga y proteja con la hoja de pergamino. ¡Disfrutar!  

OMELETTE DE TOMATE Y TOCINO

WHOLE 2

INGREDIENTES

¼ de aguacate
5 tomates cherry
2 rodajas de tocino sin aditivos, conservantes o azúcar
1 cucharada de cilantro
1 cucharada de jugo de limón
Sal al gusto
Pimienta al gusto
2 claras de huevo
1 cucharada de aceite de oliva

PROCEDIMIENTO. Con la ayuda de una tabla y cuchillo, partir en cuadrados el aguacate y tocino; seguidamente, picar finamente el cilantro y cortar a la mitad los tomates cherry, previamente lavados. Posteriormente, en un bowl mezclar el aguacate, cilantro y tomates cherry, junto con el jugo de limón, sal y pimienta al gusto; reservar. Más tarde, en una plancha, anteriormente calentada a llama baja, agregar el tocino y revolver hasta que quede crocante. Por otra parte, precalentar otra sartén con el aceite de oliva y añadir las claras de huevo; dejar que estas se esparzan para que tomen una forma redonda, cocinar durante dos minutos y dar la vuelta; al pasar otros 120 segundos, añadir, con la ayuda de una cuchara, la preparación de vegetales inicialmente realizada y el tocino. Al finalizar, doblar la tortilla para que quede como un taco. ¡Servir y disfrutar!

Compartir: