ACTUALIDAD 3, MUJERES

EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

Actualmente, diversas organizaciones han incrementado las oportunidades laborales para las mujeres como reconocimiento a sus aptitudes. Carolina Bahamón, coach de vida, expone que “estamos en un proceso de evolución en donde como humanos nos acercamos a otros niveles de desarrollo más igualitario y desfigurado a nivel individual. Entonces, por supuesto esta apertura ha permitido que usemos las habilidades que antes estaban guardadas y solamente podíamos aplicar en los contextos familiares y en el tema organizacional”. Al respecto, la entidad financiera Morgan Stanley ha indicado que “más diversidad de género, particularmente en entornos corporativos, puede traducirse en mayor productividad, innovación, mejores productos, toma de decisiones, retención y satisfacción de los empleados”. Esto también es confirmado por un informe de McKinsey & Company, del año 2015, el cual evidenció que las empresas con liderazgos diversos experimentan aumento en su rendimiento y competitividad.

Pese al avance evidenciado en los últimos años, aún existe una distancia considerable en cuanto a la asignación de cargos. El grupo LedBetter, 24/7 Wall St. encontró que de 234 empresas analizadas, 14 poseen dentro de su organigrama una directora ejecutiva y 9 de ellas no tienen féminas laborando en dichos cargos: “Así como tenemos el espacio familiar dominado por las mujeres, también el del trabajo y los negocios está controlado por los hombres. Actualmente, estamos entrando en ese ejercicio de equilibrio, el cual hay que ver con ojos más amplios entendiendo que el tiempo es fundamental en el desarrollo”, agrega Bahamón. De esta manera, disminuir la desigualdad en el sector empresarial requerirá de un cambio de paradigma, emprendido, en cierta medida, por la empresa tecnológica Apple, pues de sus 107 altos ejecutivos, 19 son mujeres. A continuación, Enfoque Caribe le comparte algunas claves que permitirán incrementar el liderazgo femenino en las organizaciones.  

TIPS ENFOCADOS EN LAS MUJERES

EMPEZAR A ACTUAR COMO LA LÍDER QUE DESEA SER. Si aspira a dirigir eficientemente un grupo de trabajo, es indispensable establecer el tipo de liderazgo que se pretende practicar. Para ello, debe entender que la ejecución no es igual a aquella utilizada por los hombres, pues “falta un paso adicional, es decir, cómo nuestras habilidades femeninas las podemos inyectar para llevar el liderazgo, lo cual es posible conseguir a través de cuatro herramientas relacionadas con el desarrollo emocional: amor, esperanza, compasión y gratitud”, explica la coach de vida.

PRIORIZAR EL TRABAJO EN EQUIPO. Consiste en valorar el aporte que cada persona, desde sus habilidades, puede realizar en pro del cumplimiento de los objetivos planteados. Asimismo, radica en encontrar apoyo en quienes estén dispuestos a compartir apreciaciones realistas, sin temor a herir susceptibilidades o ser juzgados por los demás. Lo anterior es fundamental, puesto que este tipo de contribuciones le permitirá continuar por el camino trazado previamente y mantenerse todo el tiempo enfocada en las actividades o aspectos que son realmente prioritarios.  

VALORAR LAS CAPACIDADES QUE POSEE. “Partimos de una premisa, si cada uno de nosotros no se valora a sí mismo, nadie podrá ver su valor afuera. Esa es una de las cosas que necesitamos trabajar, pues con toda la historia que traemos las féminas, nos lo cuestionamos”, sostiene Bahamón. Lo anterior ocasiona que la confianza se pierda, hasta el punto de intimidarse y dejar de creer en las capacidades personales. Por tal motivo, sin importar el cargo o posición desempeñada en la organización, debe mantenerse confiada y segura.

CONSEJOS A IMPLEMENTAR EN LAS EMPRESAS

PROMOVER EL LIDERAZGO FEMENINO EN LA CULTURA ORGANIZACIONAL. Es necesario consolidar una serie de políticas encaminadas a la generación de un entorno corporativo inclusivo, donde se les otorgue a las mujeres la posibilidad de desempeñar cargos directivos y demostrar con ellos buenos resultados derivados de su gestión. De acuerdo a Anu Mandapati, fundadora de IMPACT Leadership for Women, dentro de los aspectos a tener presentes están: priorizar la educación y experiencia en los procesos de selección, además de establecer salarios estándar por cargo, teniendo en cuenta los índices establecidos en el sector empresarial.

DESARROLLAR CAPACITACIONES EN MATERIA DE DIVERSIDAD E INCLUSIÓN. Seguido a la reestructuración de las políticas organizacionales, se hace imprescindible compartir con los colaboradores los cambios que se han establecido, en aras de contar con su apoyo en la materialización de las mismas. Además de hacer un seguimiento al proceso a través de encuestas, entrevistas o grupos focales, que permitirán conocer su percepción y trabajar estratégicamente con los disidentes. La experta agrega: “Enseñar a los funcionarios y líderes las habilidades emocionales necesarias para interactuar de manera más efectiva entre sí”.

VISIBILIZAR LOS RESULTADOS. Exponer tanto al público interno como externo los logros alcanzados con las variaciones de las políticas organizacionales, en miras a una mayor inclusión y equidad, incrementará la motivación en los empleados, especialmente mujeres, las cuales posiblemente se mostrarán más interesadas en lograr un ascenso, ejerciendo el liderazgo correcto en su grupo de trabajo. Del mismo modo, estos resultados generan un impacto en la sociedad, traducido en una cordial invitación a las demás corporaciones para hacer parte de este cambio de paradigma empresarial.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, el incremento del liderazgo en las empresas se constituye en una nueva visión que apunta a las necesidades de cada uno de los sectores productivos en los que estas se desenvuelven. Por tal motivo, animarse a instaurar este tipo de cambios probablemente acarreará resultados positivos que serán visibles de manera notoria en la eficiencia de la organización. Del mismo modo, existe la posibilidad de establecer alianzas con otros emprendimientos para generar un intercambio de conocimiento que contribuya a estos fines, “una economía colaborativa en donde nos unimos varios empresarios u empresarias, ayudándonos unos a otros, muestra cómo está cambiando el mundo de los negocios en este momento; y esos aportes se pueden hacer desde el liderazgo femenino”, concluye la coach Carolina Bahamón.

Compartir: