EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

En la agricultura son utilizadas sustancias tóxicas para disminuir o eliminar la presencia de hierbas indeseables e insectos; sin embargo, dichos elementos afectan las siembras de frutas, verduras y tubérculos, pues quedan residuos de componentes que resultan nocivos para la salud; como manifiesta el toxicólogo Abdul Chalabe: “Muchos cultivos pueden contener trazas de pesticidas que de manera constante ingresan al cuerpo, generando cambios estructurales en el núcleo de las células; razón por la cual terminan ocasionando cáncer, daños en el hígado, riñón, cerebro, testículos y ovarios, alterando sus funciones”. Por esta razón, EWG —Environmental Working Group— ha creado la ‘Dirty Dozen’, una lista de 12 alimentos que poseen mayor contenido o variedad de pesticidas en comparación con los demás. Para el año 2018 determinó que los víveres que cumplen con estas características son: las fresas, espinacas, nectarinas, manzanas, uvas, duraznos, cerezas, peras, tomates, apios, papas, pimientos dulces y, como un plus, los chiles.

En este sentido, la compañía norteamericana EWG, se encarga de hacer investigaciones que evalúen la contaminación de los víveres y del ambiente, para así promover la alimentación saludable en las personas. A través de pruebas químicas, realizadas a muestras de frutas y vegetales, identifican aquellos plaguicidas presentes en cada uno y la cantidad que poseen. De esta manera, establecen cuáles deben ir en la ‘Dirty Dozen’, especificando por qué se encuentran allí; por ejemplo, en el caso de las fresas se encontraron 10 o más tipos de tóxicos, y en el 80% de las manzanas examinadas se halló difenilamina, un veneno prohibido en Europa, dado a que al transformarse, luego de cierto tiempo, puede convertirse en nitrosaminas —sustancias cancerígenas—.

Eliminar dichos alimentos de la canasta familiar sería bastante difícil, por lo que se recomienda adquirir elementos orgánicos o cultivados en pequeñas huertas caseras; como explica la ingeniera agrónoma de la Ecohuerta La Caleruna, Andrea Alayón: “En los supermercados encuentras el sello de certificación de artículos orgánicos y/o ecológicos en los empaques; por esta razón sabrás que los puedes consumir con toda tranquilidad. Por otro lado, hoy en día, cultivar hortalizas y frutas en pequeña escala no es imposible, así tendrás la certeza de ingerir víveres completamente sanos”. Según el informe de 2017 de la EFSA Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, por su traducción al español—, en los productos provenientes de sembrados artesanales se encontró el 8,3% de pesticidas, mientras que en los no orgánicos había un 43,9%.

También es importante educarse acerca de la seguridad de los alimentos, como expone la ingeniera agrónoma: “La OMS —Organización Mundial de la Salud—, FAO Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturay el Codex Alimentarius, establecieron los límites máximos de residuos de plaguicidas en los productos alimenticios para el consumo humano, con el objetivo de proteger la salud y controlar el uso de los plaguicidas”; empero, no todo es malo, pues existe una contraparte, los ‘Clean Fifteen’ quince limpios, es decir, los suministros con menor cantidad de sobrantes químicos, entre los cuales se encuentran: los aguacates, maíz dulce, piñas, coles, cebollas, arvejas congeladas, papayas, espárragos, mangos, berenjenas, melones verdes, kiwis, melones cantalupos, coliflor y brócoli; según la EWG.  

RECOMENDACIONES

Tomar algunas precauciones, con el fin de ingerir un producto más limpio es necesario. A continuación, Enfoque Caribe le presenta algunos consejos que puede llevar a cabo para eliminar un porcentaje de los componentes indeseados.

FIT DIRTY 1

LAVAR CON AGUA. Se aconseja frotar con las manos o un cepillo, dejando caer el agua sobre ellos en lugar de remojarlos. Este procedimiento se realiza, mínimo, durante un minuto; asimismo, existen jabones fabricados con productos naturales que no alteran ni contaminan el alimento.

DIRTY DIET

RETIRAR LAS HOJAS. En el caso de vegetales constituidos por muchas capas de hojas —lechuga, repollo o coles—, es preferible retirar las partes externas y solo utilizar las zonas internas, pues en la superficie se encuentra la mayor parte de los contaminantes.  

FIT DIRTY 3

RETIRAR LAS CÁSCARAS. Las frutas con cáscaras cerosas o suaves como: las manzanas, fresas, peras, entre otras, son más propensas a albergar un alto porcentaje de plaguicidas; razón por la cual es ideal pelar el alimento, ingiriendo solo la parte interna de este.

FIT DIRTY 4

USAR VINAGRE. Por sus propiedades antimicrobianas ayuda con la desinfección de los alimentos. Para las frutas lisas se recomienda rociarlas con una solución de agua y vinagre; mientras que para las verduras con hojas, se aconseja sumergir las que se van a usar en un tazón, igualmente con agua y vinagre.

Compartir: