dia de la madre p

Por: María Victoria Sierra Reinoso

 

Universalmente, el término mamá es usado para hacer referencia a lo más importante —de mayor valor—, el centro de todas las cosas y el origen de la vida. En países como Colombia, en donde la multiplicidad de culturas influencia la manera en que las familias mantienen los lazos a lo largo de los años, la significación del Día de la Madre va más allá de regalarles algo en el segundo domingo del mes de mayo, pues se trata de valorar la posición que ocupan en la existencia de cada uno de sus familiares. Sin embargo, este comportamiento, visto desde los ojos de alguien que creció bajo una formación distinta y menos centrada en el núcleo familiar, puede ser confundido con la dependencia, llegando a culparle del hecho de que muchos jóvenes colombianos tarden en dejar el hogar de sus padres para buscar el propio. En Estados Unidos y la mayoría de países de Europa, los hijos abandonan el domicilio de sus progenitores entre los dieciséis y veinte años, con el fin de independizarse o continuar sus estudios, y el hecho de volver es mayormente visto como un fracaso. Aun con las diferencias que muchos extranjeros tienen al respecto, esta sigue siendo una fecha festejada alrededor de todo el mundo. ¿Cuál es su origen, entonces?

 

Cualquiera que haya escuchado los términos democracia o alfabeto, probablemente, es consciente de la gran influencia de la antigua cultura griega en la civilización moderna. Lo que muy pocos saben es que, además de los juegos olímpicos y las bibliotecas, los griegos también inventaron la más reciente versión del domingo Día de las Madres; ellos celebraban a Rea, considerada como símbolo maternal de los dioses. Todo empieza a tener sentido. Miles de años después, los cristianos, también, usaron este precedente para crear una conmemoración en honor al cuidado de estas, durante el cuarto domingo de cuaresma, y era un tiempo en el que los creyentes regresaban a su iglesia ‘madre’ para prestar servicios especiales. Con el paso de los años, esta tradición dejó de estar completamente ligada con sus orígenes religiosos y pasó a ser un tiempo en el que los niños les obsequian presentes a sus progenitoras.

Es importante saber la procedencia de las festividades porque, de alguna manera, esto reconecta a las personas con el verdadero motivo detrás de las cosas y, tal vez, se vuelva a apreciar como una ocasión para recordarles que son lo más especial en el universo; de hecho, esta es una verdad mundial, porque si no fuera por ellas ninguno estuviese aquí hoy.

Actualmente, hay una estrategia de mercadeo detrás de la celebración de esta fecha que, a lo largo del tiempo, se ha convertido en un día para demostrar el cariño con dinero. Cada año, cuando se acerca este tiempo, se ven todo tipo de promociones y productos, especialmente diseñados para la ocasión, porque la estrategia de ‘marketing’ de las compañías está basada, principalmente, en el consumismo y debilidad de las personas para demostrar su afecto con detalles de todo tipo; lo cual ha generado que la festividad vaya perdiendo su esencia.

 

dia de la madre p

 

Varias encuestas realizadas, con el propósito de saber cuál es el regalo más común durante esta efeméride, mostraron que las cartas y flores son los obsequios predilectos. Muy posiblemente, si se realizara otra investigación a lo largo del mundo, con el fin de obtener la respuesta a la pregunta ¿Qué es lo que en verdad quieren las mamás?, la respuesta más popular, resumida en una sola palabra, sería: momentos; ya que, en su mayoría, anhelarían tener a toda la familia reunida en una sola mesa para cenar, que el hijo a quien no ven tan seguido, pase tiempo con ellas; que se le dé un giro a la rutina de todos los días, se cocine para ellas y las hagan sentir especial; que le lleven el desayuno a la cama y no le permitan ocuparse; sin duda, un día en el que se le haga honor al nombre que lleva la fecha. Volviendo a la raíz de todo y a la naturaleza del ser humano, en el fondo, todos necesitan amor, y es por eso que un regalo, sin importar el valor, pero que demuestre esfuerzo y dedicación, puede, muchas veces, ser mucho más apreciado que un obsequio costoso comprado fríamente solo por cumplir con la ‘tradición’.

 

En Latinoamérica y, especialmente, en Colombia, el núcleo familiar permanece muy unido. Es común que, en el segundo domingo del mes de mayo, se reúnan todos los miembros, realicen fiestas, viajes, conciertos y todo tipo de cosas que, se consideren, las hagan sentir especiales, amadas y valoradas. Es comprensible que cada región tenga su manera de celebrar, ya que lo importante es volver a los orígenes, porque no hay una respuesta específica para el regalo correcto; lo sustancial es homenajear a las personas que permitieron que hoy muchos ojos vean, los oídos escuchen y el corazón lata. ¡Feliz día a todas!, que este 2018 sea el comienzo de tradiciones más conectadas con el cariño y amor que se siente hacia ellas, y no enteramente al lado comercial de la fecha.

 

Compartir: