FOTOGRAFÍA: Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

FOTOGRAFÍA: Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

Nelra Ceballos es una arquitecta nacida en Riohacha, La Guajira. Desde sus años escolares se destacó en el área de artística y dibujo técnico; por esto, al momento de elegir su carrera profesional no lo dudó ni un segundo. Realizó sus estudios en la Universidad del Norte en Barranquilla y se graduó en el año 2016; a pesar de los trasnochos y lo demandante que era la academia, se destacó y obtuvo una condecoración por alcanzar uno de los mejores puntajes en las pruebas ECAES — Examen de Calidad de Educación Superior —, y el Ministerio de Educación Nacional, específicamente el grupo de arquitectura, también le concedió un reconocimiento por su desempeño. Siente gran pasión por su profesión, pues “en el campo del diseño, todo lo que tú haces tienes la ilusión de verlo realizado; no es una carrera que se queda en los papeles, sino que lo que tú creas, puede llegar a la realidad y eso hace que uno se enamore de sus proyectos”, afirma la arquitecta.

‘Emerawaa’ es un hotel ubicado en Riohacha, diseñado y administrado por Nelra; un proyecto que inició con el diseño, la construcción, organización y decoración del inmueble en enero de 2017, todo a cargo de la arquitecta. Su familia fue de gran apoyo para hacer de este plan una realidad, por lo cual ella afirma que: “Todos han puesto un granito de arena, primero para que la idea se materializara y ahora para que el proyecto crezca, funcione y, sobre todo, para que sea productivo”. Además, ve a sus dos sobrinos como un incentivo y expresa que son “un motor para emprender estos propósitos y seguir adelante”. La joven agradece la oportunidad que le dieron sus papás, al permitirle tener la libertad para crear y así poder ver lo que ella deseaba.       

Ser participe en el desarrollo del inmueble de alojamiento, hizo que sintiera cariño hacia todo lo que iba realizando; por esto, cuando su padre manifestó su intención de entregar la administración a otra persona ella se opuso, comentando: “Nadie le va a tener el aprecio que yo le tengo a algo que es prácticamente mío; entonces, yo dije, no sé mucho de gerencia, ni de hoteles, pero nos podemos asesorar y puede ser que el proyecto de la gerencia también esté en nuestras manos”. El hotel busca trasmitir paz, tranquilidad y descanso; por ello, hicieron una búsqueda exhaustiva para escoger un nombre que proyectara la esencia de este y las raíces wayuú que identifican la región, así fue como escogieron ‘Emerawaa’, que significa descansar en la lengua nativa.

Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

Fotografía: Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

ENFOQUE CARIBE: ¿CÓMO SURGIÓ LA IDEA DE CREAR UN HOTEL?

NELRA CEBALLOS: Yo me acababa de graduar y junto a mi familia estábamos buscando proyectos para emprender. Teníamos el terreno donde ahora está ubicado el hotel, que antes era una casa finca familiar; entonces, fue cuando pensamos, tenemos un arquitecto y un lugar, vamos a hacerlo productivo y así fue como surgió la idea.  

E.F.: ¿QUÉ FUE LO MÁS DIFÍCIL AL MOMENTO DE CREAR ‘EMERAWAA’?

N.C.: La inexperiencia en el tema de hotelería. Uno está aprendiendo en el proceso y, por esto, siempre se pagan las ‘primiparadas’. Digamos que todavía estoy en eso, porque apenas llevamos seis meses en funcionamiento, gracias a Dios nos ha ido bien, pero tenemos claro que seguimos en proceso de aprendizaje.  

E.F.: ¿CÓMO RELACIONA SU PROFESIÓN CON LA CREACIÓN Y EJECUCIÓN DE SU PROYECTO?

N.C.: Yo estuve inmersa en el proyecto desde los diseños y toda la parte constructiva. Entre enero y junio de 2017 estuve dedicada a la construcción, adecuación de los espacios, acabados y después en la ubicación de todos los muebles. A medida que íbamos trabajando en la edificación, también estábamos en la planeación y organización.

E.F.: ¿QUÉ ASPECTOS CREE NECESARIOS PARA CONSTRUIR UN SUEÑO?

N.C.: En este aspecto agradezco mucho a mis papás, que siempre han tenido esa idea de hacer negocios, pero muchas veces se lo entregan a otras personas y eso fue lo que yo quise cortar, porque uno debe apropiarse de sus ideas; no solamente crearlas y soltarlas, sino que hay que perseverar, tener paciencia y disciplina. Muchos dirán que arquitectura no tiene nada que ver con la hotelería, pero tengo claro que en algún momento voy a seguir con mi campo de especialización, porque también me gusta mucho; sin embargo, en este mundo del emprendimiento no podemos dedicarnos a una sola cosa, debemos saber combinar e inventar varias fuentes de negocios e ingresos.  

E.F.: EN EL MOMENTO DE EMPRENDER SU PROYECTO ¿TUVO ALGÚN ESPACIO DE INSPIRACION O TODO FUE SURGIENDO?

N.C.: Todo fue surgiendo porque había muchas cosas por hacer. Mi mamá, por su parte, siempre ha sido mi compañera en este proceso; también le gusta mucho la arquitectura, a pesar de no haberla estudiado. Ella siempre me daba ideas acerca de lo que podíamos crear con cada una de las zonas, y cuando ella no lo hacía, era yo la que decía o me sentaba a pensar lo que íbamos a realizar. Al final, las decisiones acerca de los detalles y acabados fueron llegando poco a poco.  

Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

Fotografía: Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

La creatividad, fe, perseverancia y disciplina, son los aspectos que Nelra tiene en cuenta y pone en práctica para lograr cada una de sus metas. A pesar de que la administración no fue su elección profesional, el amor y el tiempo que le ha dedicado a este emprendimiento han hecho que se esfuerce por aprender y que no desista en la búsqueda de los objetivos propuestos. A corto plazo espera posicionar el hotel en el sector turístico local y nacional, por medio de alianzas y del mejorando del proceso que ya se viene construyendo. A nivel personal, desea seguir con sus estudios profesionales, centrándose en su especialidad, pues no descarta la arquitectura porque es su principal pasión; para ella el crecimiento académico también es muy importante, por lo que en sus planes está hacer un posgrado en el exterior.

Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

Fotografía: Juan Quiñonez Castañeda y María Alejandra Peñaranda

Compartir: