MADRE SUSTITUTA P

EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

Una ecuatoriana de 35 años, que ya ha pasado tres veces por el proceso de maternidad subrogada, manifiesta que lo ha hecho con el fin de “ayudar a las parejas que no podían concebir y también por el dinero”. Esta madre cabeza de hogar con dos hijos, luego de ver un programa de televisión acerca del tema, encontró en esta práctica la oportunidad de generar ingresos y, así, brindarles una mejor calidad de vida a sus infantes. Por eso, empezó a documentarse y luego publicó avisos en Internet prestando sus servicios. A los 28 años realizó su primera gestación subrogada para una pareja de españoles, todos los acuerdos fueron verbalmente, sin ningún tipo de contrato legal. Durante dos meses la mujer pasó por pruebas médicas, ecografías y medicación, para luego realizar la transferencia de embriones que se llevó a cabo en Buenos Aires, Argentina. Durante el embarazo, “los padres se hacen cargo de todo lo que conlleva, además me daban un salario mínimo mensual”, explica la fémina. A los ocho meses de gestación, volvió a Argentina, donde nació el bebé por parto natural; después de esto, “el registro se hace a nombre mío y del padre, yo entrego la custodia y luego ellos se encargan de realizar el cambio de apellidos”, declara la señora.

La gestación subrogada o alquiler de vientre, como es mayormente conocida, consiste en un procedimiento en el que una mujer se ofrece a gestar un embrión que ha sido fecundado artificialmente, y con el que no tiene relación genética. A pesar de ser un método poco convencional, difícil y costoso de hacer, muchas familias recurren a éste al verse sin más opciones; ya sea por padecer enfermedades que les impiden tener hijos: síndrome de Rokitansky, el cual se da cuando hay ausencia de útero por nacimiento; histerectomía, extirpación de la matriz quirúrgicamente; y malformaciones uterinas, como la endometriosis severa, miomas o pólipos. También se recurre a este método luego de haber pasado por abortos, tratamientos de fertilidad que han fallado varias veces, prohibición médica o si la adopción es rechazada por motivos de salud y edad.

Para realizar exitosamente este procedimiento, lo primero que se debe hacer es contactar con agencias que se dedican a esto, con el fin de obtener una lista de los países donde esta técnica es regulada legalmente. Entidades como Surrofair, en España, realizan asesoramiento en este campo; asimismo, New Life Global Network es una agencia y tiene clínicas de fertilidad en Georgia y Ucrania; y Surro Conexión, ubicada en Chicago, cuenta con representantes en España y América Latina. Estas empresas se encargan de realizar el contacto con la clínica de fertilidad para tener la primera cita con el doctor, a la cual deben llevar cualquier tipo de documento que confirme el impedimento para tener hijos. En el caso de Colombia, esta técnica no se encuentra regulada; además, en el Congreso de la República cursa un proyecto de ley que, según explica el abogado Ricardo Jiménez, pretende “prohibir la práctica de alquiler de vientres en el país, con el fin de proteger los derechos a la dignidad, intimidad, igualdad, autonomía, procreación y salud de la mujer; así como el derecho a la vida, la libertad, la integridad y seguridad de quien está por nacer”.

Cuando el proceso se hace por medio de una entidad responsable, se firma un contrato donde se especifican los derechos y deberes de ambas partes, y se explican los honorarios. Luego, empieza la búsqueda de la madre subrogante, las cuales son mujeres que como afirma el experto en fertilidad, Guido Parra, “han sido previamente valoradas tanto psicológica como físicamente, para conocer que sus trances al concebir no excedan los propios de un embarazo normal de bajo riesgo”. Al mismo tiempo, se busca una fémina que coincida con la postura de los padres sobre las medidas que se tomarán en caso de presentarse malformaciones en el útero o embarazo múltiple. Cuando este paso está cubierto, la agencia proveerá un abogado que realizará todos los contratos con la madre subrogante y pareja solicitante; asimismo, harán todo el proceso legal para que al momento del nacimiento el registro se haga a nombre de los padres; y, gestionará un fondo de garantía, que es una cuenta donde se depositará todo el dinero que se ha acordado, el cual cubrirá los gastos de la gestante.

MADRE SUSTITUTA 1

Después de los acuerdos legales, se empezará con el proceso médico de fecundación. El doctor Parra explica que “los embriones se obtienen por técnicas de fertilización in vitro FIV—, y luego son transferidos al útero de la subrogada”; después, viene el proceso de espera para confirmar el embarazo, si todo sale bien, al momento del parto, el bebé es entregado a sus padres biológicos. No obstante, esto es un poco diferente en Colombia, teniendo en cuenta que esta técnica no se encuentra reglamentada, y para ser efectuada de manera legal, por medio de un contrato, es necesario que “el motivo que induce a la celebración de dicho acuerdo sea netamente de servicio a los padres que biológicamente les es imposible concebir o gestar naturalmente a sus hijos”, declara el experto en leyes. Por este motivo, corren algunos riesgos legales como expone Jiménez, ya que “al no establecer claramente ‘las reglas del juego’, la madre subrogante pretende mantener el vínculo con el recién nacido; pues, al expedirse el certificado de nacido vivo, obra como madre la mujer que da a luz”.

Recientemente, el caso más conocido de gestación subrogada es el de Kim Kardashian, quien decidió tener su tercer hijo a través de este método. Los doctores de la empresaria le aconsejaron no volver a quedar embarazada, luego de que sufriera complicaciones con sus dos primeros hijos; con la mayor, North, tuvo pre eclampsia, y con el segundo, Saint, presentó problemas durante el parto. Kim contrató una agencia que se encargara de efectuar todo el proceso; sin embargo, manifestó que encontrar una mujer para realizarlo fue muy complicado. A pesar de que ella y su esposo pudieron pasar por el proceso de manera anónima, querían asegurarse que la persona escogida fuera una fan que estuviese deseosa de tener al bebé de los famosos durante el periodo de gestación; “quería darles esa opción, y estar orgullosos y en la misma página; además, quería una relación con ella”, afirmó la celebridad.

Compartir: