BLACKBURN

Por: Javier Mazeneth

Debo confesarles que desde que tengo uso de razón he vivido y empleado la tecnología como medio de expresión y evolución. La he respirado, amado y he visto el mundo cambiar gracias a ella; he percibido las generaciones quejarse de la velocidad, de la falta de valores y de lo rápido que crece y se transforma el mundo.

En el ámbito tecnológico, cada 10 años observamos con asombro una nueva revolución, y parece contradictorio poder predecir cuál será el próximo cambio radical de paradigmas. En los años 80 fueron los PC u ordenadores personales, en los 90 aparece la Internet, en el 2000 surgen las redes sociales y los teléfonos inteligentes, hacia el año 2010 empieza a emerger la realidad aumentada, la inteligencia artificial, el IoT —Internet de las cosas—, las impresoras 3D, los drones y los vehículos autónomos. Hoy, ad portas del año 2020, con gran asombro vemos que es el momento de otra gran revolución; por lo tanto, también es el tiempo de hacernos otra pregunta: ¿Cuál es la próxima gran revolución?, y la respuesta está en el ‘Blockchain’.

El origen de esta revolucionaria tecnología es la ‘criptomoneda’ o moneda virtual —‘bitcoin’—, que muy seguramente habrán podido escuchar por diferentes medios de comunicación, ya que empieza a despertar gran furor y a la vez curiosidad, porque para el año 2010 su valor era de $0,39; y, actualmente, su valor está fluctuando de manera descomunal, ¡cosa de locos!

Hemos conocido el IoT, pero hoy, con el ‘Blockchain’ damos un paso al siguiente nivel, al que se le conoce como el internet del valor. El concepto a primera vista no es fácil de entender, pero trataré de explicárselos de manera muy sencilla a medida que vayamos avanzando en este artículo, puesto que lo más apasionante de este tipo de tecnología no es su estructura, sino las aplicaciones que puede tener en muchos campos de la vida cotidiana.

Pero, ¿qué es ‘Blockchain’? Así como su nombre lo dice, son bloques encadenados o cadena de bloques — por su traducción del inglés—. Las uniones de estos bloques conforman una gran base de datos inviolable e impenetrable, pero… ¿cómo así?, hasta ahora todo se regía por bases de datos centralizadas, es decir, que toda nuestra información iba a parar a un solo sitio o nodo central; un ejemplo sencillo de entender lo vemos en las redes sociales, citemos uno: todas las fotos que publicas en Instagram, Facebook o la información que compartes por WhatsApp, va a un servidor centralizado de cada una de esas compañías, igual pasa con los bancos, toda tu información financiera transacciones y movimientos convergen o llegan a un solo servidor central del banco; si algo le llegase a pasar a esos servidores centralizados, existe el “riesgo” de que tu información sea cual fuere fotos, vídeos, datos, números de cuenta y dinero pueda llegar a ser objeto de plagio o uso indebido. Por el contrario, si esto sucede en una base de datos o red ‘Blockchain’, sería muy difícil de alterar o manipular por la simple y sencilla razón de que los datos no estarán en un solo sitio, si no que estarán repartidos en muchos computadores o nodos independientes unos de otros.

Imaginemos un libro contable ‘Blockchain’, sería un texto que se replica de forma idéntica en todos los nodos o bloques de cadena, pero cada nueva información u operación que se realice en ese manual contable se reproduce también en cada uno de dichos nodos; de tal manera que no hay una sola red que tenga toda la información, si no que estará distribuida de forma actualizada, en tiempo real, en todos los sistemas que hacen parte de ‘Blockchain’. De esta manera, si alguien que no seas tú quisiera acceder a esa investigación, no podría porque debería autenticar el acceso no en un solo servidor, si no en cada uno de ellos alojados en la red.

La seguridad es tan alta, que toda la información que sale y entra desde y hacia cada bloque está cifrada a través de criptografía asimétrica, pero no te asustes, en palabras más castizas, en el mundo digital la criptografía permite transformar información legible en ilegible y única —este proceso se le llama cifrado; es decir, que a través de un algoritmo matemático el sistema de información digital lo convierte en una combinación de cifras y letras, por ello, se le llama asimétrica, imposibles de entender y descifrar.  

Algunos beneficios que nos podría traer ‘Blockchain’, es que al ser la plataforma original en la que se sustenta el ‘bitcoin’, nos permite hacer cualquier tipo de transacciones en el mercado digital de valores; es decir, compra o venta sin ningún tipo de intermediación de cualquier banco en el mundo, y sin ninguna regulación, ya que tú mismo a través de tu red tienes la libertad de mover tus criptomonedas a donde te plazca, con la mayor seguridad y confianza posible, pues la red es impenetrable.

Otra de las grandes bondades de ‘Blockchain’ son los ‘smart contracts’ contratos inteligentes, por su traducción del inglés, que consisten en un código o protocolo informático que facilita, dentro de la red, verificar y hacer cumplir las condiciones pactadas al inicio de manera automática, sin necesidad de que haya un notario o juez; por ejemplo, compras un boleto de avión para viajar a Londres y añades un seguro de 10 dólares para que en caso de que el vuelo se retrase en salir más de dos horas, te devuelvan el costo total del tiquete; si pasado el tiempo pactado tu avión no despega, automáticamente te llegará a tu iPad o ‘smartphone’, un mensaje del banco notificando el abono del costo correspondiente a tu tiquete de avión. Nadie dio la orden, la base de datos ‘Blockchain’, vinculada al contrato inteligente, permitió que el sistema te indemnice sin que ningún humano mueva un solo papel. Imagina el ahorro en trámites, papeleo, tiempos y reclamaciones que te evitarías.

‘Blockchain’ hará imposible fraudes en la lotería sin dejar rastro. Si eres un periodista reconocido podrías, a través de esta Red, vender directamente tus artículos sin necesidad de intermediarios. Además, se podrá asegurar transparencia en el destino de fondos para donaciones, ya que puedes ver y rastrear tu dinero desde que lo donas hasta cuando llega el proyecto y este se termina. También será imposible evadir el IVA impuesto sobre el valor añadido—, porque una vez la factura electrónica sea emitida a través del sistema, el IVA irá en tiempo real y con total confianza al ente recaudador. Adiós evasión y corrupción, el voto electrónico en las elecciones será más seguro, más rápido de contar y con resultados un segundo después del cierre de los comicios, y todos podrán auditarlos: periodistas, gobierno, partidos políticos, inclusive tú, puesto que la información queda en la ‘Blockchain’ de manera inalterable, permitiendo verificar si tu voto fue por la persona que querías.

En el 2020, el Gobierno de Dubái piensa cargar toda su documentación pública en esta Red para no usar papel, esto le permitirá ahorrarse aproximadamente 25 millones de horas al año, dedicadas a gestionar toda esa documentación. En cultura, un fotógrafo o músico podría monetizar sus imágenes o canciones, ya que el sistema le garantizará que el autor sea quien venda los derechos y, así, este podría colocar precio a sus obras; además, con lo anterior a Google y Facebook se les va a acabar el negocio de comercializar con los datos, porque lo podremos hacer nosotros mismos.

Podría demorarme un siglo comentando los muchos y tantos beneficios que traerá ‘Blockchain’ a nuestras vidas y cómo nos simplificará incontables tareas y procesos cotidianos, pero algo si les puedo asegurar y es que el avance será enorme, por ahora nada está escrito, ¡amanecerá y veremos!

Compartir: