FOTO PRINCIPAL (1)

EDITADO POR ENFOQUE CARIBE

La diversidad de enfermedades que pueden afectar al ser humano es extensa; aunque hay algunas que son de fácil detección y tratamiento, existen otras que se encuentran dentro de la categoría de ‘raras’, es decir, pocas personas las padecen y no son sencillas de erradicar, por lo que se convierten en un reto para la ciencia. Tal es el caso del lupus, un padecimiento que, en el 2015, la actriz y cantante Selena Gomez confesó tener hace varios años, luchando en su contra. Se trata de una patología que se presenta en diversos tipos, destacándose el Lupus Eritematoso Cutáneo —LEC— y el Lupus Eritematoso Sistémico —LES—, este último es el más grave de todos, pues es una afección crónica en la que el sistema inmune ataca las partes sanas del cuerpo, dado que no distingue cuáles son los factores externos dañinos como virus o bacterias, y ello deviene en un aumento significativo de anticuerpos que, en exceso, ocasionan daños en distintos lugares como las articulaciones, órganos, la piel, entre otros.

Los síntomas del lupus son sarpullidos, cansancio, fotosensibilidad poca tolerancia a los rayos ultravioletas, artritis, depresión, ansiedad e insuficiencia renal. Este último, fue el motivo por el que recientemente la artista fue sometida a un trasplante de riñón. La donante fue su amiga, Francia Raisa, la actriz que aparece en una foto publicada en el Instagram de ambas, donde se ven agarradas de manos, mientras están en camillas hospitalarias. En el mensaje que acompaña la imagen, Gomez manifiesta a sus fans que, aunque debía promocionar nuevas canciones de las cuales se siente muy orgullosa—, era necesario someterse a esta operación para poder recuperarse y, así, continuar con su carrera musical. Indica también que se siente muy agradecida con su amiga, a quien le dice ‘hermana’, por haberse sacrificado al donarle el órgano. Sin embargo, el hecho de haberse operado no es una garantía de que la celebridad se haya curado, motivo por el que se encuentra en reposo y observación.  

En ocasiones, Selena ha presentado varias recaídas debido a la complejidad de su enfermedad, razón por la que regularmente anuncia su retiro temporal de escena. Esto empezó a suceder desde el 2013, año en que canceló su gira ‘Stars Dance’, programada para el 2014, alegando hacerlo por problemas de agotamiento que le impedían continuar con sus compromisos. Otro de los efectos colaterales del lupus es el cambio en el estado de ánimo, algo que afectó directamente a la cantante, al punto de causarle una depresión que le llevó a asistir a un centro de rehabilitación; al respecto, comunicó que había tomado tal decisión para encontrarse consigo misma, ser una mejor persona y, así, no decepcionar a sus seguidores. Luego de esto, retomó su carrera musical ofreciendo un concierto en el BorderFest que se realizó en Texas, su ciudad natal.

En el 2015, inició la gira ‘Revival Tour’; y a finales de agosto del 2016, decidió alejarse por segunda vez, dejando claro que lo hacía para recuperarse del lupus. Más adelante, reapareció en las redes sociales al ser fotografiada por sus fans en un restaurante en Tennessee, pero su regreso oficial fue en noviembre del mismo año, cuando pisó la alfombra roja de los American Music Awards, donde fue galardonada como Artista Femenina Favorita. Aprovechó este espacio para dejar un emotivo mensaje, en el que reveló que pensaba tenerlo todo, pero se encontraba destrozada por dentro y, pese a eso, intentaba no desilusionar a sus fans. En ese momento, se le notó un poco más delgada, a lo que ella misma explicó: “Los medicamentos que tomo provocan variación de peso”.

El lupus ataca en su mayoría a las mujeres en edad fértil —entre los 15 y 44 años—; aunque es más común en el sexo femenino, hay hombres que también pueden verse afectados. Se desconocen las causas que originan esta enfermedad, pero se cree que algunos factores del medio ambiente, hormonales o genéticos la ocasionan. Es un padecimiento que se manifiesta de diversas formas, por lo que no todos los pacientes presentan iguales síntomas; por tal motivo, se convierte, en gran medida, en una enfermedad de difícil detección. No obstante, solo en Estados Unidos son diagnosticados alrededor de 16.000 casos al año. El tratamiento del lupus está asociado con el mismo utilizado para el cáncer; por ello, la actriz anunció que durante su proceso había sido sometida a varias secciones de quimioterapia.

Aún no se descubre la cura para el lupus, pero se adelantan investigaciones, y Gomez las está apoyando, donando recursos a la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California en pro de crear una fundación que busque combatir y erradicar dicha enfermedad. Manifiesta que se encuentra optimista respecto a las exploraciones y sigue confiando en que ella, y millones de personas, podrán beneficiarse de este proceso. Además, para su cumpleaños, el pasado 22 de julio, la celebridad utilizó su cuenta de Twitter para pedirle a todos sus seguidores que donaran lo que estuviese a su alcance a Lupus Research Alliance, organización a la que concedió un porcentaje de las ventas de su último tour. Así mismo, ha invitado a las personas a que consulten más sobre la enfermedad en la página www.lupusresearch.org.

Compartir: