Por: Germán Hennessey

Imagina dos personas enfrentadas para obtener un puesto de trabajo o preparadas para comenzar una carrera; una ha demostrado mejores resultado; otra, por su parte, tiene mucha confianza de que saldrá vencedora. ¿Cuál, dirías, tiene más oportunidades: quién más sabe o más confía en sí?

Caterine Ibargüen no sería campeona olímpica si no saltase entre catorce y quince metros; no obstante su buena técnica, ¿podría serlo si no confiase que podría lograrlo? Es claro que para ganar es importante contar con las competencias o capacidades requeridas, solo que para triunfar es necesario que te sientas capaz de vencer. Te pondré otro ejemplo: una de las competencias más famosas del mundo es la Maratón de Boston, en la que participan miles de atletas; si muchos saben que no ganarán, ¿corren por participar o para que los amigos los elogien? ¡No! Compiten para vencer.

Cada atleta tiene dos visiones. Una, en la que supera su propio registro; es decir, compite contra sí mismo para mejorar, para acercarse a su perfección. La otra, subido al podio con la medalla de oro, imagen que lo motiva. Permíteme una tercera situación para explicarte mi punto; supón que montas un negocio, puede ser un spa o un almacén; tendrás dos visiones en tu mente: ser el mejor spa o almacén de la zona o de la región; o ser el número uno en tu campo. Es decir, al lanzarte al emprendimiento, aunque no tengas el negocio más grande, entras a competir con el propósito de ganar; eso es confiar en ti para ganar, eso es confiar en ti para competir.

CONFIAR EN TI ES AMARTE

Cuando te amas, te valoras y respetas. Cuando te amas, hablas bien de ti; eres capaz de elogiarte, usar un lenguaje asertivo sobre ti y tus actos. Cuando te amas, te tratas bien; te recompensas con los buenos resultados y tus consecuencias son justas a tus actos. Al amarte, eres capaz de criticarte de manera positiva y propositiva; positiva, encontrando el error como una forma de aprender y el punto de partida para mejorar; propositiva, porque te esforzarás por encontrar nuevas formas de hacerlo y soluciones creativas para hacerlo diferente y mejor.

CONFIAR EN TI ES TENER EL CONTROL

Tener el control es considerar que los resultados dependen de ti. Un buen estudiante disfruta una buena nota porque sabe que estudia a conciencia, con un método adecuado, material suficiente y con tiempo; un mal estudiante culpa al profesor, a las condiciones para estudiar, al ambiente familiar y hasta a la mala suerte. Cuando confías en ti, reconoces que el control de tu vida está en ti, no en los demás, ni en el entorno, ni en el destino. Quien confía que le irá bien en el negocio, el trabajo o la carrera, es alguien que se ha preparado para lograrlo. Cuando te enfrentas a un nuevo negocio, trabajo o competencia, el primer reto es contra ti, para lograr mejores resultados, para ser mejor.

CONFIAR EN TI ES OPTIMISMO DE FUTURO

Dado que tienes el control de tu vida, podrás construir tu futuro. El futuro es una incertidumbre. Solo que el futuro es un camino que decides emprender, es una decisión personal; depende de ti. Si puedes imaginar el futuro como un escenario de problemas y dificultades, también puedes verlo como un horizonte de posibilidades y oportunidades; si puedes verte en mal estado, también puedes visualizarte en buenas condiciones. Entonces, te reto a imaginar tu mejor futuro, a afrontarlo con optimismo y positivismo, a confiar que serán buenos días para ti, que los buenos resultados llegarán, que podrás ganar. El optimismo es también conciencia de realidad: confiarás en los buenos resultados, con metas claras, firmes y realizables; y con la capacidad de asumir un fracaso como un mal momento en el proyecto y no como una derrota final.

CONFIAR EN TI ES PLANEAR Y ACTUAR

De manera que confiar en ti es planear y actuar. Quienes confían saben que el camino tendrá retos y oportunidades, y se preparan con un proyecto o un plan de acción. Por ejemplo, algunos asumen que requieren dinero para crear un negocio y se quedan en la lamentación. Otros aprecian su capacidad de gestión para conseguir los recursos, ya sea como donación, patrocinios o préstamos, y salen avante. Actúan, pues el futuro se construye con las acciones y los actos en presente.

 EL RETO DE CONFIAR EN TI

¿Cuál dirías tiene más oportunidades: quién más sabe o quién más confía en sí? Yo le sigo apostando a saber y poder, es decir, a mejorar las competencias o capacidades para afrontar el negocio, el proyecto, el trabajo; solo que la experiencia me dice que apostar a la confianza personal permitirá mejores resultados. Si puedes no confiar en ti, también puedes confiar en ti. Yo te reto y te invito a confiar en ti; tú puedes ganar.

VICTORIAS PARA EL 2017

El año 2017 visualízalo, imagínalo, siéntelo y piénsalo como un camino de victorias, prosperidad, éxito y felicidad. Vive para ganar, gana para vivir. ¡Gran 2017 para ti y los tuyos!

Compartir: